Volver a historias

NUNCA HAY QUE PERDER LA ESPERANZA

Bueno pues que decir, que no tengo palabras de agradecer todo lo que hicieron por nosotros para llegar a algo tan maravilloso como es tener un hijo, los principios son muy duro en estos tratamientos, lo peor esa incertidumbre constante que no te deja; pero gracias al ánimo que recibimos pues nos hacen más fuertes y nunca hay que perder las esperanzas si no lo has intentado todo.

A nosotros nos trató el doctor Estevez, una persona con un corazón humano y una humildad impresionante, al que siempre le estaré eternamente agradecida, al igual que todo el equipo que conlleva todo el proceso del tratamiento, porque esto es un equipo; el que hace posible el sueño de ser padres.

Quiero hacer mención a Pachi, por su apoyo, por estar siempre cuando la necesitaba, por su comprensión y por aguantarme en los días más duros del tratamiento, la dichosa betaespera y por su gran profesionalidad y cercanía.

Si tuviera que agradecer uno por uno todo, pues no acabaría nunca.

Solo quiero animar a todos los que empiezan esta hazaña de ser padres a través de tratamiento, que luchen, que sean fuertes, que confíen en el equipo de Ginemed,que no abandonen a la primera, que luego la recompensa hace que todo lo malo se olvide, lo digo de corazón a todos aquellos que leen estos comentarios.

En mi caso, pasamos por momentos muy difíciles y no me refiero al tratamiento; sino a otros temas personales, pero ni con esas nos quitaron la ilusión de seguir luchando por tener lo que ahora tenemos, una niña de 11 meses llamada Martina, que nos da cada día una lección de vida, de luchar y un amor inmenso.

Y vamos a volver a intentarlo a pesar de todas las adversidades de la vida. Nosotros lo conseguimos a la tercera, así que ÁNIMO a todos.

En breve nosotros empezaremos de nuevo,...............

Unidad de Reproducción Asistida Ginemed Sevilla


Grado de satisfacción con Ginemed